PUEBLO: Wichi (Argentina) Weenhayek (Bolivia)

DATOS GENERALES

Región

Chaco ampliado

País(es)

Argentina, Bolivia

Nombre del pueblo

Wichí (Argentina), Weenhayek (Bolivia),

Autodenominación del pueblo

Wichí1, Weenhayek,

Otros nombres del pueblo

Gentilicios más utilizados2

Pomhleley, Chomlheley, Tewuklheley3

Dados por pueblos vecinos: lcaxaic4 Histórico: Mataco5

Familia lingüística

Mataguaya6

Lengua de uso

wichí (Argentina), weenhajek (Bolivia)

Otros nombres de lengua

wichí lhamtes (Argentina)

Otras lenguas indígenas de uso

nivaclé, chorote, toba, ava-guaraní

Población total del país

Argentina: 36.260.160

Bolivia: 8.234.325

Población Wichi / Weenhayek por país

Argentina

- Por auto-reconocimiento y/o descendencia de un pueblo indígena7: 40.036

Bolivia

- Por auto-pertenencia8: 1.022

- Por pertenencia9: 1.797

- Por lenguas que habla10: 1.934

SITUACIÓN LEGAL DE LA LENGUA

La Constitución de la Nación Argentina reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas, garantiza el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural. Según la Ley Federal de abril de 1993, el Estado nacional promueve programas de rescate y fortalecimiento de lenguas y culturas indígenas, enfatizando su carácter de instrumento de integración (BID – IIDH 2003).

La Ley de Educación Nacional Nº 26.206/06 contempla en el Capñitulo XI Art. 52 la EIB como una de las 8 modalidades educativas en la estructura del Sistema Educativo Nacional.

De acuerdo a esta Ley, el Estado se compromete a:

a) Crear mecanismos de participación permanente de los/las representantes de los pueblos indígenas en los órganos responsables de definir y evaluar las estrategias de Educación Intercultural Bilingüe.

b) Garantizar la formación docente específica, inicial y continua, correspondiente a los distintos niveles del sistema.

c) Impulsar la investigación sobre la realidad sociocultural y lingüística de los pueblos indígenas que permita el diseño de propuestas curriculares, materiales educativos pertinentes e instrumentos de gestión pedagógica.

d) Promover la generación de instancias institucionales de participación de los pueblos indígenas en la planificación y gestión de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

e) Propiciar la construcción de modelos y prácticas educativas propias de los pueblos indígenas que incluyan sus valores, conocimientos, lengua y otros rasgos sociales y culturales.

La reforma de 1994 a la Constitución boliviana, reconoció por primera vez el carácter multiétnico y pluricultural del país, así como diversos derechos colectivos indígenas. Según el DS Nº 25894, de septiembre de 2000, se reconocen como idiomas oficiales todas las lenguas indígenas y se promueve suuso en el sistema educativo. De acuerdo con la Ley 1565, de julio de 1994, la educación intercultural bilingüe es parte integral de la educación boliviana y a la vez una de sus características esenciales. Hoy las lenguas indígenas y la educación intercultural bilingüe se encuentran entre dos leyes –la 1565 aún vigente y una nueva ley de educación en discusión en el Congreso—y dos constituciones –la reformada de 1994 y la aprobada por la Asamblea Constituyente pero pendiente de aprobación por referéndum nacional. Tanto el proyecto de ley de educación como de la nueva constitución reconocen la oficialidad de todas las lenguas habladas en el territorio boliviano, así como el régimen de educación intra e intercultural y plurilingüe para todos los educandos del país, indígenas y no-indígenas.

Países

Monolingue en lengua indígena11

Bilingüe en lengua indígena y no indígena12

Monolingue en lengua no indígena13

Total14

%

%

%

%

Argentina

24127

80,49

3943

13,15

1907

6,36

29977

100

Bolivia

860

44,47

1074

55,53

1934

100

  1. Población Wichi por departamentos y provincias

País 1:Argentina

Por auto-reconocimiento y/o descendencia de un pueblo indígena (ECPI 2004-2005)

Región Muestral

Provincia

Población

Región Muestral 1

Total

36149

Chaco

Formosa

Salta

País 2: Bolivia

Según auto-pertenencia étnica (Censo 2002)

Según lenguas que habla (Censo 2001)

Departamento

Provincia

Población

Departamento

Provincia

Población

Chuquisaca

Total

9

Tarija

Total

1921

La Paz

Total

28

Cercado

3

Cochabamba

Total

13

Gran Chaco

1918

Oruro

Total

1

Santa Cruz

Total

13

Potosí

Total

1

Andrés Ibañez

8

Tarija

Total

863

Warnes

1

Santacruz

Total

101

Cordillera

4

Beni

Total

5

Pando

Total

1

DESCRIPCIÓN SOCIOLINGÜÍSTICA

Los wichíes – conocidos como matacos en la literatura etnográfica- se encuentran mayoritariamente en Argentina y en menor número en Bolivia. Es el pueblo más numeroso de la familia lingüística Mataco-Mataguaya y su lengua es la lengua indígena más vital de Argentina, ya que la misma se transmite como primera lengua en más de 90% de los casos.

Según ECPI, 40.036 wichies viven, casi en su totalidad, en las provincias de Chaco, Formosa y Salta, sólo 27,4% en zonas urbanas. Del total de la población en las provincias de origen, 90,8% aprende en el hogar la lengua materna, 90,7% habla habitualmente lengua/s indígena/s. Si bien las variedades dialectales del wichi han sido tradicionalmente clasificadas en noctén, para los habitantes de las ciudades bolivianas en Yacuiba, Villa Montes y Crevaux; vejoz para aquellos ubicados entre la zona de Tartagal y el río Bermejo (Argentina) y guisnay, para los de la ribera derecha del Pilcomayo, cerca de la actual frontera argentino boliviana (Tovar 1984), hoy resulta más funcional considerar la lengua wichí como una gran continuidad dialectal que posee sobre un mapa la forma de la letra L.

Se localiza a partir del centro de las provincias de Chaco y Formosa, en una franja que toma las riberas derecha e izquierda del río Bermejo, donde se ubica una cantidad de enclaves, más o menos contiguos, que suben el curso de ese río hacia la provincia de Salta, y luego hacia Bolivia para el norte, quedando algunos enclaves más aislados en el sur de la provincia de Salta.

Como en toda continuidad dialectal, las diferencias de pronunciación y las morfosintácticas son acumulativas, por lo tanto, hoy parece más operativo hablar de variedades orientales y variedades occidentales del wichí, al menos para los dialectos hablados en Argentina. Por su parte, los hablantes se autoidentifican como chomxleley “abajeños” los que viven al sudeste, y phomxlely “arribeños” los que viven en el noroeste, siguiendo el curso NO-SE de los ríos Pilcomayo y Bermejo (Gerzenstein 1992). Estas denominaciones son deícticas y cambian de referente según la localización espacial y geográfica de quien las utiliza.

Según el Censo 2001, en Bolivia habitan aproximadamente 2.000 weenhayeks, hermanos de los wicíes argentinos. Esta cifra coincide con otros registros realizados en los últimos años (PROEIB Andes 2000), aunque difiere de la que ofrece la Misión Sueca (1999), institución evangélica que trabaja con ellos desde los años 50 y registra una población de aproximadamente 3.000. No obstante, sorprende que ante el requerimiento censal de autoidentificación, sólo cerca de la mitad de los que dijeron hablar weenhayek se reconocieron weenhayeks, aun cuando las edades de ambos registros difieran (la autoidentificación se pide a la población de quince años o más, y la condición de hablante a quienes tienen 5 años o más).

Los weehayeks se encuentran principalmente en el departamento de Tarija, en la provincia del Gran Chaco. Su población se organiza en 3 comunidades, pertenecientes a los municipios de Villamontes y Yacuiba. La población weenhayek se ubica hacia la ribera norte del Río Pilcomayo, mientras que los wichíes están hacia la ribera sur.

La principal actividad económica de los weenhayeks es la pesca estacional, aunque algunos de ellos se dedican hoy también a la agricultura de subsistencia y a la crianza de animales domésticos.

“Crevaux es la comunidad weenhayek considerada más importante por ser la zona “tradicional” más importante de este pueblo. Estas comunidades se encuentran en las cercanías del Río Pilcomayo en una extensión de 195.639 hectáreas reconocidas como territorio weenhayek”. El habla de los pobladores de esta zona es considerada por los propios weenhayeks como más conservada y menos influida por el castellano, a diferencia del weenhayek hablado en Villamontes.

Los weenhayeks, si bien forman parte del continuo dialectal y cultural de los wichíes argentinos, presentan ciertas diferencias. Debido al tipo de relación establecida con los bolivianos no indígenas durante la Guerra del Chaco (1932-1935) y el accionar proclive a la castellanización de las misiones protestantes suecas desde mediados del siglo XX, Alvarsson (2007) considera que este pueblo atravesó por un proceso de “des-etnificación” a partir de la década de 1970. Sin embargo, por el cambio de paradigmas en América Latina, el avance del movimiento indígena en Bolivia y el trabajo de muchos ONG en las Tierras Bajas, desde la década de los 80, este autor considera que se está produciendo un proceso de etno re-génesis a partir de sus condicionamientos contextuales.

También en este caso, la EIB juega un papel clave, aunque la iniciativa fuese sobre todo exógena, a diferencia de lo que ocurrió con los guaraníes. No obstante, la Misión Sueca considera a la EIB como puntal para el desarrollo weenhayek y, por ello, la apoya con materiales educativos diversos textos sobre historia y leyendas, tradiciones indígenas, sobre la base de un alfabeto común de uso escolar normalizado con apoyo del Estado boliviano. En la ciudad de Villamontes, de aproximadamente 12.000 habitantes, de los cuales unos 400 son weenhayeks, próxima a la sede la Misión (PROEIB Andes 2000). Hoy se forman algunos maestros del pueblo Weenhayek en el centro de formación docente guaraní de la ciudad de Camiri, provincia de Cordillera, además de aquellos que la Misión Sueca forma localmente.

La lengua wennhayek pertenece a la familia Matamataguaya, también denominada en algunas fuentes como Mataco-macá. Los weenhayeks reconocen dos variantes de su lengua, a partir de la mayor o menor influencia que ésta recibe del castellano.

Desde el punto de vista sociolingüístico, si bien se trata de una lengua vital, el índice de bilingüismo es mucho menor que entre los wichies de Argentina, y se observa un importante desplazamiento de la lengua hacia el castellano. Pese a ello, observadores externos consideran que asistimos a un proceso de recuperación y revitalización de la lengua weenhayek, el mismo que puede ser parte del proceso de etno re-génesis” arriba anotado. Al respecto, en un análisis de 1995, se comentaba: “Este es quizás el caso más claro de recuperación de la lengua originaria encontrado hasta ahora en Bolivia. Al comparar el conocimiento de ella entre viejos y adultos, ya no debemos hablar de “pérdida” (sic) sino de ganancia, con niveles notable en Crevaux, hombres y mujeres, sólo para los varones, en los otros dos cantones” (Albó 1995:34 citado en PROEIB Andes 2000).

Crevaux es un caso interesante para el análisis sociolingüístico. Por una parte, se trata de una población en la que hablan tanto indígenas weenhayek hablantes como mestizo criollos hispano hablantes. Cada uno de estos sectores ocupa un lugar determinado e identificable del pueblo, uno de los cuales se caracteriza por el uso fluido del weenhayek. Como es de esperar, la comunicación entre estas dos mitades es mediada por el castellano, lengua hablada por muchas mujeres weenhayeks, seguramente en el contexto laboral y del mercado en la interacción con los criollos mestizos. Pese a ello, los niños son por lo general monolingües de lengua originaria (tal como los ancianos), hasta el momento de llegar a la escuela.

A diferencia de Crevaux, Villamontes se caracteriza por una mayor presencia del castellano, incluso entre los weenhayeks. Recuérdese a este respecto que se trata de una ciudad de más de 12.000 habitantes con población multiétnica de habla castellana, tapieté, guaraní y weenhayek. El aumento en Villamontes de los matrimonios interétnicos de mujer weenhayek y hombre mestizo criollo contribuye, por cierto, al desplazamiento de la lengua ancestral. No obstante, incluso en Villamontes la lengua ancestral es altamente valorada por los weenhayeks, junto a la conciencia de la necesidad y conveniencia del bilingüismo para poder comunicarse con y entre todos.

La educación bilingüe vigente entre los weenhayeks se rige por el modelo clásico de transición temprana, pese a las disposiciones oficiales y al discurso asumido por las organizaciones indígenas bolivianas respecto a un bilingüismo de mantenimiento y desarrollo. La lengua weenhayek se usa sólo en los primeros tres grados de la educación primaria. La escritura en el idioma propio es altamente valorada por los líderes locales, y particularmente por el Capitán Grande para quien “poder comunicare por escrito con otras personas de su pueblo es importante ya que se pueden transmitir conceptos que no tienen traducción al castellano”. (PROEIB Andes 2000:276).

Como se señaló, los weenhayeks también está representados en la CIDOB, organización a la que lelgan por medio de la Organización Capitanías Weenhnayec y Tapietes (ORCAWETA).

Alvarsson, Jan Ake 1988. The Mataco of the Gran Chaco. Uppsala Series in Cultural Anthropology N° 11.

BID – IIDH 2003. Banco de datos de legislación indígena (CD).

Braunstein, José 1978. “Las bandas matacas. Gentilicios”. Scripta Ethonologica, N° V, Parte 1 (Buenos Aires). 82-90.

Braunstein, José y Pablo Wright 1990. “Tribus de los mataco” en Hacia una nueva carta étnica del Gran Chaco, N° I, Las Lomitas, Formosa.

Carrasco 2000. Los derechos de los pueblos indígenas en Argentina. Buenos Aires: Asociación de Comunidades Aborígenes LHAKA HONHAT/IWGIA, p. 353.

Fabre, Alain 2005. Diccionario etnolingüístico y guía bibliográfica de los pueblos indígenas sudamericanos. Edición electrónica disponible en http://butler.cc.tut.fi/~fabre/BookInternetVersio/Alkusivu.html, consultada el

16/01/2008.

Gordon, Raymond (Editor) 2005. Ethnologue. Languages of the World. Dallas, Texas: SIL International

INDEC 2001. Censo nacional de población 2001. Disponible en www.indec.gov.ar Sección Población, Subsección Composición y Distribución, consultado el 15/01/2008.

INDEC 2006. Resultados de la encuesta complementaria de pueblos indígenas (ECPI) 2004-2005. Disponible en www.indec.gov.ar Sección Población, Subsección Pueblos Indígenas, consultado el 15/01/2008.

Magrassi, Guillermo 1987. Los aborígenes de la Argentina. Ensayo socio-histórico-cultural. Buenos Aires: Búsqueda-Yuchán.

Molina, Ramiro y Xavier Albó 2006. Gama étnica y lingüística de la población boliviana. La Paz: Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia.

PROEIB Andes 2000. Estudios sociolingüísticos y socioeducativos con pueblos originarios de tierras bajas de Bolivia. Informe final. Cochabamba (Mimeo).

Teijeiro, José 2007. Regionalización y diversidad étnica cultural en las tierras bajas y sectores del subandinoamazónico y platense de Bolivia. La Paz: Plural Editores.

http://www.ine.gov.bo (Consulta: Diciembre de 2007).

http://www.indec.gov.ar/webcenso/ECPI/ (Consulta: Enero de 2008)

(Footnotes)

1 Significa ‘gente’, ‘humanos’.

2 Los wichí utilizan un importante número de gentilicios –se han relevado 71- para denominar otros grupos wichí diferentes al autoadscripto por el consultante de referencia. Se trata de nombres de animales y vegetales que se utilizarían con sentido peyorativo o “cuando menos indicador de la extrañeza que separa a estos grupos del de nuestros informantes” (Braunstein 1978).

3 En wichí lhamtes significan ‘arribeños’ , ‘gente río arriba’; ‘abajeños’, ‘gente río abajo’y ‘gente del río’ respectivamente.

4 Voz toba, posiblemente deriva de ncaxa ‘tiene vergüenza de otro”, ncaxaic ‘el que tiene vergüenza de otro’.

5 Denominación utilizada por no-indígenas, en la actualidad rechazada por los wichí debido a su carácter peyorativo. Se desconoce con certeza el origen, se la cree española y que significa ‘animal de poca monta’ (Magrassi 1987).

6 Tradicionalmente nombrada como Mataco-Mataguaya. Debido al rechazo de la expresión mataco por parte de los wichí se la denomina mataguaya en la actualidad

7 Esta categoría responde a la pregunta del Censo 2001: ¿Existe en este hogar alguna persona que se reconozca descendiente o perteneciente a un pueblo indígena?. La respuesta inicial es dicotómica: Si o No. En caso de responder de manera afirmativa la pregunta complementaria señala: ¿A qué pueblo?. Las posibles respuestas son: Chané, Chorote, Chulupi, Diaguita Calchaquí, Huarpe, Kolla, Mapuche, Mbyá, Mocoví, Ona, Pilagá, Ranculche, Tapiete, Tehuelche, Toba, Tupi Guaraní, Wichi, Otro pueblo indígena e Ignorado. Cabe aclarar, sin embargo, que dicho censo mediante esta pregunta identificó a 57.000 hogares, de todas las provincias del país, donde al menos una persona se reconoció como perteneciente o descendiente de un pueblo indígena. La Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI), fuente principal de los datos de esta ficha, se aplicó a una muestra representativa de dicha población y está organizada en regiones muestrales que aglutinan a varias provincias.

8 La pregunta en la boleta censal para esta categoría, que se aplicó sólo a los mayores de 15 años, dice: ¿Se considera perteneciente a algunos de los siguientes pueblos originarios o indígenas?. Posteriormente, las opciones de respuesta tienen el siguiente orden: Quechua, Aymara, Guaraní, Chiquitano, Moxeño, Otro nativo y Ninguno. Exceptuando los cinco pueblos antes mencionados, en la categoría “Otro nativo” se incluyen a los 31 pueblos restantes, una mayoría de tierras bajas.

9 Incluye a la población menor a 15 años que fue inferida por Molina y Albó (2006:179,180).

10 Esta categoría responde a la pregunta: ¿Qué idiomas o lenguas habla?. Las posibles respuestas tienen el siguiente orden: Quechua, Aymara, Castellano, Guaraní, Extranjero, No habla y Otro nativo. Cabe aclarar que dicha pregunta se aplicó a toda la población.

11 Para el caso argentino, los datos corresponden a la pregunta “lengua que habla habitualmente en su casa” cuya respuesta fue “solo lengua indígena” en todas las regiones muestrales

12 Para el caso argentino, los datos corresponden a las preguntas “lengua que habla habitualmente en su casa” cuya respuesta fue “Lengua(s) indígena(s) y castellano u otra(s) lengua(s) no indígena(s) y “habla y/o entiende lengua(S) indígena(s)” cuya respuesta fue “No habla pero entiende” en todas las regiones muestrales

13 Para el caso argentino, los datos corresponden a la pregunta “habla y/o entiende lengua(S) indígena(s)” cuya respuesta fue “No habla ni entiende una lengua indígena” en todas las regiones muestrales

14 Para el caso argentino, el total corresponde a la sumatoria de los datos disponibles de todas las regiones muestrales